Helado

Helado de tomate. Atrévete con él.

La técnica del helado y el sorbete es ya de las más clásicas en la cocina, pero normalmente asociada al dulce y a la pastelería, y como siempre digo: ¡Imaginación al poder!

Dando rienda suelta a la creatividad y tomando ejemplo de grandes chefs, que lo han hecho antes que nosotros, podemos llegar a entender el helado como una guarnición de un plato principal o como una versión de aderezo para algún entrante frío. Imaginaos un carpaccio de buey que en vez de aliñarlo con una clásica vinagreta, fuésemos capaces de ponerle una pequeña quenelle de helado de mostaza francesa o pesto de albahaca, para que según llega al comensal fuera fundiéndose lentamente para aromatizar la carne y dar aún más frescor al carpaccio.

En este caso os presento al tomate en su versión más refrescante. Esta receta de helado de tomate nos permite conservar todo el sabor del vegetal y potenciarlo con el aceite de oliva.

Sigue leyendo