Allard

El Club Allard. Un menú de María Marte.

El Club Allard, alojado en un mítico edificio de Madrid, junto a la Plaza de España con un estilo de 1900 tanto en su exterior como en su interior, ofrece en pleno siglo XXI una de las propuestas gastronómicas más vanguardistas y elegantes del país.

La Chef María Marte es la encargada de capitanear este proyecto culinario y la responsable, desde 2014, de conservar las 2 Estrellas Michelin, que certifican la calidad y profesionalidad de su obra. Esta cocinera, de orígenes dominicanos, comenzó su andadura en los fogones fregando ollas y compaginando esa tarea con otros trabajos fuera del restaurante para poder vivir. Su amor por la gastronomía fue lo que la llevó a atreverse a pedir un lugar en la cocina del restaurante, que al principio tenía que conjugar con sus tareas de limpieza en la plonge, hasta que su mentor, Diego Guerrero, la liberó de ese trabajo para dedicarse al 100% a la cocina, hasta llegar al punto de relevarle como nueva jefa de cocina del Club Allard.

Desde entonces puedes degustar una propuesta hecha con productos de la tierra con claras y sugerentes influencias dominicanas, que aportan a los platos matices muy vivos y refrescantes.

En cuanto cruzas las grandes puertas del Club Allard y hasta que llegas a la mesa, te mueves todo el tiempo en un ambiente de elegancia y delicadeza, que te acompañará toda la comida. Un servicio atento, formal sin ser serios y con ojo siempre en el detalle, te dan pie a recibir la carta. La oferta principal consiste en dos menús: “Encuentro” con 10 etapas de comida por un precio de 115€ y “Seducción” con 14 etapas y un valor de 145€. A de más de un apartado de platos a la carta, que coinciden con muchos platos del menú, pero que también ofertan exquisiteces como caviar de río frío, foie o jamón ibérico de bellota gran reserva.

Nuestra elección para la comida fue el menú ENCUENTRO, que estaba compuesto por:

Sigue leyendo

Rocas Efervescentes de Fizzy

Rocas Efervescentes de Fizzy

 

Las rocas Fizzy son un recurso divertido y sorprendente con el que añadir originalidad a tus emplatados o de por sí solas también pueden ser un bocado inesperado con el que terminar tu menú degustación. Al igual que las gominolas, de las cuales ya os he hablado en un anterior post, sirven como petit four y tienen un sinfín de posibilidades en cuanto a aromas, color y sabor. Esto nos permite jugar con la comida y sobre todo disfrutar.

Sigue leyendo

Gominolas. Un petit four lleno de originalidad

Las gominolas son pequeños bocados de dulzor, diversión, color, sabor y textura blandita, son ese premio cuando somos pequeños y son ese reclamo para comernos toda la comida y llegar al azúcar que nos brinda el subidón.

Pero, y dentro de un restaurante ¿Dónde tienen su lugar? ¿Cuál es su función? Pues la misma básicamente: divertir y entretener. Las gominolas son uno de los petit fours que mejor funcionan, tanto a la hora de producir por su facilidad, como con los clientes. A nosotros como cocineros nos abren una ventana de creatividad ya que en cuestión de colores, sabores y aromas hay una libertad total para arriesgar y provocar a los comensales.

Sigue leyendo