Helado

Helado de tomate. Atrévete con él.

Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La técnica del helado y el sorbete es ya de las más clásicas en la cocina, pero normalmente asociada al dulce y a la pastelería, y como siempre digo: ¡Imaginación al poder!

Dando rienda suelta a la creatividad y tomando ejemplo de grandes chefs, que lo han hecho antes que nosotros, podemos llegar a entender el helado como una guarnición de un plato principal o como una versión de aderezo para algún entrante frío. Imaginaos un carpaccio de buey que en vez de aliñarlo con una clásica vinagreta, fuésemos capaces de ponerle una pequeña quenelle de helado de mostaza francesa o pesto de albahaca, para que según llega al comensal fuera fundiéndose lentamente para aromatizar la carne y dar aún más frescor al carpaccio.

En este caso os presento al tomate en su versión más refrescante. Esta receta de helado de tomate nos permite conservar todo el sabor del vegetal y potenciarlo con el aceite de oliva.

Cómo y con qué usarlo ya es decisión propia de los más atrevidos.  ¿Tal vez una ensalada mixta en texturas? ¿O un gazpacho muy original? Ya me contaréis, ahora tomad nota de lo que os hace falta.

Para la lista de Mise en Place

1 Kg tomates maduros, triturados y pasados por un colador.

50g azúcar blanca

50g maltodextrina

45g glicerina

150 aceite oliva virgen extra

C/S sal y pimienta blanca

3g ácido neutro

150g base prosorbet

el eterno ayudante

  1. Mezclar todos los ingredientes en frío, excepto la base de prosorbet.
  2. Poner al fuego y remover hasta alcanzar los 90ºC.
  3. Añadir el prosorbet y retirar del fuego.
  4. Bajar la temperatura hasta los 4ºC.
  5. Dejar reposar 24h en frío y pasar por la heladora.

 

¿Qué otros sabores de helado se te ocurren? helado

 

Si quieres aprender más de helados y sorbetes no te pierdas mi post sobre recetas básicas Aquí.

 

 

 

 

Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario