salsas asiáticas

7 salsas asiáticas. China, Japón, Corea…

Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Países como Japón, poco a poco, influencian más y más la cultura y gastronomía occidental, y en algunos países europeos como el nuestro arraiga cada vez mejor. Hoy en día se habla cada vez más de la cocina Nikkei, aunque no todos saben de donde proviene. Nikkei es un concepto que surge originariamente para referirse a los emigrantes que salen de Japón y sus descendientes, que al asentarse en otros países dejan huella con su cultura ancestral. Este concepto se refiere principalmente a la fusión Japo-Peruana, ya que es en Perú donde se establecieron grandes colonias de emigrantes japoneses. Pero hoy en día el concepto sigue evolucionando y en muchos lugares cada vez se usa más para referirse, en la cocina, a la fusión de sabores japoneses con otros países.

Los sabores de los habitantes del este nos llegan sobre todo a través de sus salsas, la mayoría de sabores fuertes y con varios ingredientes, que en Europa aun nos estamos acostumbrando a consumir y a educar el paladar.

La lista de salsas podría ser interminable, pero os traigo el ranking de mi Top 7 en salsas asiáticas.

  1. SALSA DE SOJA

Se consigue a partir de la fermentación de las habas de soja, en un proceso controlado para obtener un producto muy salino, con un color caoba y bastante transparente. Esta salsa es la base o el aliño de una gran cantidad de platos típicos en países como Japón o China. Estas culturas en general, y en comparación con nosotros, son bastante “sosos” a la hora de añadir sal en sus comidas, por eso utilizan la salsa de soja como un intensificador de los sabores. En contra de lo que piensa la mayoría, no es una salsa que se deba echar a todo, a pesar de que combina muy bien con una amplia variedad de productos. También hay que tener en cuenta la cantidad que se echa, unas gotas de más son la línea entre intensificar el sabor y estropear el plato por completo.

japón

  1. SALSA DE OSTRAS

Esta salsa de origen chino fue el resultado del descuido de un cocinero. La historia relata como a un joven cocinero se le olvidó en el fuego una olla con ostras en salazón, por lo que estás se fueron reduciendo hasta dar con una textura similar al caramelo y con un sabor que no recuerda en absoluto al marisco. La sorpresa, al descubrir la olla casi quemada, fue un descubrimiento inesperado cuando la probó y no le desagradó su error. A pesar de que es el resultado de un marisco, suele usarse con carnes como pollo, cerdo o ternera, aportando un sabor dulzón a los platos. No suele ser una salsa barata, aunque hoy en día se encuentran versiones más económicas que suelen llevar aditivos como caramelo, para alargar la cantidad y lograr el aspecto más realista.

  1. ACEITE DE SÉSAMO

Este aceite tan popular se consigue de las semillas de sésamo, más concretamente de las primera prensión en frío de estas. Es un producto con grandes beneficios nutricionales, gracias a su aporte en ácidos grasos, vitaminas y minerales. Sus alto contenido en antioxidantes es uno de los motivos que lo hace tan popular en las comidas orientales, ya sea como base sobre la que cocinar o como aliño final de ensaladas, arroces o pastas. Es también uno de los ingredientes típicos para hacer otras salsas conocidas.

salsa china

  1. SALSA PONZU

En este caso se trata sobre todo de una vinagreta, muy refrescante y ligera que se consigue principalmente del vinagre de arroz y del yuzu (cítrico japonés). Es muy útil en ensaladas y plato fríos como el sashimi. Por su sabor ácido es perfecta para acompañar productos grasos como el salmón o el atún, ya que te ayudan a limpiar el paladar. Existen, al igual que en todas estas salsas, distintas variaciones en las recetas, pero esta es una de las más habituales:

  • 100 cc de zumo de yuzu
  • 100cc de zumo de lima
  • 50  cc vinagre de arroz
  • 250 ml salsa de soja
  • 100 cc mirin (vino de arroz)
  • 1 tira de alga kombu  
  • 20 gr de katsuobushi (bonito seco)

Calentamos el mirin y le añadimos el zumo y la piel de los cítricos.

A continuación añadimos el resto de ingredientes y lo dejamos infusionar a temperatura ambiente 48h.

Colar antes de servir.

  1. SALSA YAKITORI

Esta salsa es conocida, principalmente, por su uso en las clásicas brochetas de pollo yakitori, aunque por supuesto tiene más utilidades que esa. Es muy sencilla de elaborar y se puede resumir como una salsa de soja dulce, que es muy útil para caramelizar carnes, ya sea al fuego del wok o al horno. Con pescados como el salmón también da muy buenos resultados.

  • 125ml de salsa de soja
  • 125 ml de vino de arroz
  • 4 cucharadas de azúcar

Mezclar todos los ingredientes y llevar a ebullición hasta que se disuelva el azúcar y la salsa espese.

  1. SALSA TERIYAKI

Aunque mucha gente suele confundir esta salsa japonesa con la anterior, su sabor es mucho más especiado y su elaboración precisa de más ingredientes. Es un producto perfecto para marinar en él previamente carnes que luego vamos a asar, como su nombre indica Teri (brillo) y Yaki (asado), nos da un aspecto y un sabor muy apetecibles. Una de sus muchas recetas que llegan hasta nuestros días es la siguiente:

  • 75 ml Salsa de soja
  • 30ml Vinagre de arroz
  • 40g Azúcar moreno
  • 2 Dientes de ajo picados
  • 40g Jengibre molido
  • 20g Almidón de maíz
  • 30ml Agua
  • 5ml Aceite de sésamo

Es muy sencillo de elaborar, colocar todos los ingredientes en un vaso de túrmix y triturar todo junto hasta que quede liso. Luego llevar a hervor para que espese y dejar enfriar.

  1. SALSA KIMCHI

Esta salsa, nacida en Corea, es definitivamente mi favorita de la lista, es muy diferente a las anteriores y proporciona un sabor cercano kimchial picante a los platos que es muy característico. Esta salsa se obtiene a partir del fermento de una col china combinada con otras verduras crudas como zanahorias, nabo o cebolletas. Durante el proceso de fermentación se aliña con sal y especias como jengibre. Originariamente no es una salsa, es un plato vegetal que recibe el mismo nombre, Kimchi, y que se consume mucho entre las familias coreanas. No existe una única y original receta, ya que cada familia usaba sus verduras y especias para hacer particular la suya, pero todas comparten la misma base de col china. A partir de este plato tradicional, surgen variantes de otros platos y de la salsa roja y espesa que nos llega hasta occidente.

 

 

 

¿Qué salsa prefieres?

 

Aprende a preparar el arroz de sushi.

 

 

Comparte
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario